01/04/2020

¿This is Anfield? THIS IS ATLETI

Aquel 16 de diciembre de 2019, el pánico invadió a los colchoneros y la mofa hizo eco en los «antis». Ese día se celebró el sorteo de la Champions League para los octavos de final. El motivo era sencillo: al Atlético de Madrid le tocó el coco del grupo, el rival que ningún equipo quería: el todopoderoso Liverpool. Y si esto no fuese poco, la ida era en el Metropolitano y todo se decidiría en Anfield.

Una racha inaudita en el panorama futbolístico ostentaba el conjunto inglés. El Liverpool había conseguido 103 puntos en los últimos 105 puntos en juego. Todo esto sin perder, tan sólo empatando 1-1 contra el Manchester United. Una auténtica locura. Algunos periodistas y expertos del fútbol comparaban a este Liverpool con el mejor Barcelona de la historia: el Barcelona del sextete. Además de esta racha, El Liverpool llevaba 42 partidos oficiales consecutivos sin perder en Anfield (37 victorias y 5 empates) y llevaba SEIS AÑOS sin perder en casa en competiciones europeas.

Pero nadie contaba con un hombre, especializado en eliminar siempre a los favoritos: DIEGO PABLO SIMEONE. Con un equipo que sobre el papel es totalmente inferior al rival, ha conseguido eliminar al Liverpool contra todo pronóstico. Y digo contra todo pronóstico porque, ante la ya conocida inferioridad en cuanto a futbolistas individualmente, antes del partido en el Wanda Metropolitano, el Atlético atravesaba por una mala racha: escasez de gol, fallos defensivos que conducían a goles, que a su vez conducían a demorar una de las especialidades de este Atleti, la portería a cero.

Pero ese partido, ese ambiente, ese resultado de 1-0, sirvió a los de Simeone para levantar cabeza y disputar los siguientes partidos con una moral muy alta. El Atleti celebró al día siguiente en el entrenamiento esta importante victoria mientras se recuperaban en el gimnasio. Ante esta celebración, todos los medios se hicieron eco e intentaron menospreciar la espectacular victoria vivida el día anterior, calificando la celebración de «efusiva» y con el típico comentario de «no celebréis mucho, que todavía queda Anfield«.

Resultado de imagen de atletico de madrid liverpool ida
Saúl celebraba su gol que imponía el definitivo 1-0 de la ida

Sí, quedaba Anfield, pero también quedaba el Atlético de Madrid. Una primera parte muy disputada acabó decantándose a favor del Liverpool a un minuto del descanso con el 1-0 con un tremendo cabezazo por parte de Wijnaldum en un fallo en la marca de Savic. Tras esto, en la segunda parte, el área colchonera fue continuamente asediada por el conjunto inglés, que lo intentaba una y otra vez sin éxito alguno.

Y gran parte de la culpa de que el segundo gol no llegara antes del minuto 90 la tuvo el meta Jan Oblak que, de nuevo, con un auténtico PARTIDAZO donde, parada tras parada, ofreciendo un auténtico espectáculo, consiguió llevar al Atleti a la prórroga, ya que el global era de 1-1. Todo esto con un poco de sufrimiento, ya que a Saúl le anulaban un gol tras un tremendo cabezazo al estar en posición de fuera de juego en un gran centro de falta lateral botado por Lodi. Después del partido, el meta esloveno fue galardonado como el «man of the match«. Totalmente merecido.

Jan Oblak volvió a ser decisivo con un recital de paradas

Empezaba la primera parte de la prórroga y sucedió lo que era de esperar. Gol del Firmino que pondría el 2-0 en el luminoso (2-1 en el global). Los de Simeone no bajaron la cabeza y, en un fallo en la entrega de balón de Adrián, portero del Liverpool, el futbolista menos esperado puso el 2-1 en el partido (2-2 en el global): MARCOS LLORENTE. El madrileño salió a comienzos de la segunda parte sustituyendo a Diego Costa para formar en el mediocampo, acompañado de Koke, Saúl y Thomas, el famoso «cuatrivote«. Todos avasallaban al técnico rojiblanco en ese momento de hacer este cambio, a priori defensivo, ya que el Atlético de Madrid necesitaba marcar un gol para pasar de ronda.

Marcos Llorente se disfrazó de héroe y conquistó Anfield

Pero nadie era consciente de una especialidad, hasta el momento inaudita, de Marcos Llorente: el disparo desde fuera del área. Y así llegaría el segundo gol colchonero en el partido (2-3 en el global), otra vez de las botas del mediocentro colchonero. Cabalgada de Morata por la banda derecha que se convertía en un 2 para 4, siendo el segundo futbolista Marcos Llorente al que, tras un buen pase del delantero colchonero, le llegó el balón ante tres defensas donde, intentando regatear, consiguió encontrar el hueco y anotar su segundo gol en toda la noche, convirtiéndose en el segundo futbolista en la historia de la Champions (el primero fue Cristiano Ronaldo) en anotar dos goles en la prórroga.

Acabó así una primera parte de la prórroga de gloria para el Atlético de Madrid, pero aún quedaban otros 15 minutos por disputarse. Poco pasó durante este tiempo hasta que, en un despeje de Saúl, Marcos Llorente, que estaba en todas partes, consigue controlar un balón llovido del cielo en el centro del campo donde encuentra a Morata y, tras una preciosa pared, le mete un pase al hueco que Morata no desaprovecha y coloca el 2-3 en el marcador, que suponía el 2-4 en el global.

Morata celebra el gol pidiendo perdón a la afición colchonera por su pasado vikingo
Dos de los 3 héroes rojiblancos de la noche en una foto. El otro héroe, Oblak.

Y así concluyó el partido, donde el conjunto colchonero consiguió doblegar al que es, a día de hoy, el mejor equipo del mundo. Una obra solo propia de un equipo, el Atlético de Madrid, bajo un lema marcado con sangre en la piel de todo aficionado y jugador de este equipo: NUNCA DEJES DE CREER. Y tanto los futbolistas, como los aficionados y como el cuerpo técnico, nunca dejaron de creer. Tras este partido, el equipo rojiblanco consiguió dar un golpe sobre la mesa y un golpe de autoridad para hacer ver a toda Europa que, a base de coraje y corazón, no hay quien pueda con este Atlético de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *